viernes, 18 de mayo de 2018

Ligia Sánchez



La Doctora Ligia Sánchez murió hoy en la mañana.
Se ha ido, pero ha dejado algo importante en todos que la hemos conocido. Como profesional ha sido una excelente maestra e investigadora. Ha sido una administradora y guía en posiciones de influencia en el Instituto, la Escuela y el Gremio. Con su combinación de preparación en la filosofía y la psicología tuvo un amplísimo acervo de conocimientos, capacidad crítica y coraje para adentrar con sus alumnos en nuevas andanzas intelectuales.
Fue la tutora de mi tesis doctoral, compañera de oficina en el Instituto y maravillosa amiga por muchos años. Era una amiga con quien se podía armar largas y serias conversaciones sobre variados temas, y al mismo tiempo alegrarse, reír largamente y disfrutar de la vida.
Al final su deseo de vivir nos conmovió a todos. Siento el dolor de su partida, pero agradezco profundamente haber podido compartir con ella algo de la aventura de haber vivido.

lunes, 14 de mayo de 2018

Kaul: populismo y liberalismo



Volker Kaul (2018), Populism and the crisis of liberalism, Philosophy and Social Criticism, Vol. 44(4) 346–352

"El problema que confrontamos es que en esta última década no solo Erdoğan [en Turquía] y el Partido AK, sino el mundo la política como tal, se encuentra opuesto al liberalismo. Hay una disputa sobre qué es exactamente el populismo y cómo definirlo. Sin embargo, el liberalismo tiende a rechazar todo lo que caracteriza el populismo, tanto de derecha como de izquierda, y el populismo tanto en Occidente como en el Sur Global. Mientras que el populismo en el oeste se va sobre todo contra el liberalismo económico, el populismo en el Sur Global está principalmente dirigido contra el liberalismo político. En Turquía, Rusia, Egipto, India y China, gobiernos populistas están reduciendo cada vez más los derechos políticos y cívicos (Boyraz, Bilgrami y Hamzawy, en este número) ... el resurgimiento del populismo es profundamente problemático, porque contribuye al declive del pluralismo (capital de diversidad) en una sociedad y da lugar a la intolerancia con respecto a las diferencias. Pero, al mismo tiempo, se podría argumentar que los populistas están errados sólo en el remedio que promuevan. [Hay que reconocer que] sí han identificado los problemas subyacentes y el malestar del liberalismo ..... Podemos identificar tres posibles posiciones sobre la crisis del liberalismo y el surgimiento de populismo: (1) cualesquiera que sean los problemas del liberalismo, el populismo no tiene justificación moral; (2) el liberalismo es defectuoso y la causa del populismo, y por lo tanto debe ser reemplazado por un proyecto político alternativo; y (3) si la política liberal realmente ha motivado serios problemas y agravios reales, el liberalismo tiene los recursos conceptuales para abordar estos de manera efectiva" (P. 347)



jueves, 10 de mayo de 2018

El control del esfínter y problemas sociales



Esta es una reflexión momentánea, sin pensarla mucho, que digo sólo en parte como humor:

Se ha escrito artículos muy buenos sobre los efectos de las familias matricentradas, pero quisiera experimentar con otra idea. Es sobre todo para la consideración de mis amigos freudianos.

Primero un buenísimo repaso: 

Hay dos fenómenos de interés que ocurren en el crecimiento de los niños y niñas en su segundo o tercer año de vida. El primero es el aprendizaje del control de los esfínteres y, relacionado con esto, es el inicio de la idea de reglas de comportamiento aceptable y no aceptable. Aunque normalmente sea la mamá que maneja esta etapa, la noción de “ley”, es decir imposición de consecuencias por conductas indebidas y el comienzo de normas se asocian con la figura paterna.

En la vida social en general el manejo de la basura municipal (producción, traslado, conversión y reciclaje o deposición en un relleno sanitario) tiene sus raíces simbólicas en el aprendizaje infantil del control de los esfínteres. Y la conducta interpersonal tiene sus inicios en el establecimiento de reglas en las primeras etapas de la vida.

El problema:

En Caracas todo esto se relaciona con dos problemas sociales que parecen a primera vista totalmente separadas: a) el manejo espantoso de la basura municipal y b) la renuencia a seguir cualquier regla  de convivencia, especialmente las normas de tráfico automotor. 

Quien pasa por Las Mayas –como hago yo todas las mañanas- ve un motón de maloliente basura, equivalente de un edificio de cuatro pisos, con cientos de zamuros volando, comiendo, peleando y descansando alrededor de él. El olor es tan penetrante que todavía se percibe al otro lado de la montaña cuando se sube en carro por El Tazón hacia Hoyo de la Puerta. (Siento un enorme lástima por los vecinos de la zona.) Extrañamente en las semanas recientes he visto el lugar custodiado por militares, una vez estaban enmascarados. En todo caso, creo que se puede decir sin miedo a equivocación que se trata de una solución pésima a esta necesidad urbana.

Por otro lado la única regla realmente confiable de tránsito es “yo primero”. La gente colea al punto de bloquear los canales destinados a los vehículos que van en la dirección opuesta, sin considerar que terminarán impidiendo el progreso de todos, incluyendose a sí misma. Pocas veces dan paso, y relacionado con el primer punto, por no mantener adecuadamente su vehículo, despiden gases negros que parecen de camuflaje. Es decir, nadie emplea reglas  para interactuar con los demás choferes en su traslado por las calles y autopistas.

Además existe entre la población la necesidad de un héroe que vendrá a rescatarla de las injusticias y las penurias que todos sufrimos en estos años.

Pregunta de reflexión: 

¿No será que todo esto se relaciona con dificultades en el aprendizaje del control del esfínter y el problema del padre ausente en una cultura matrilineal?

miércoles, 2 de mayo de 2018

Paralelos andamos



Separados por universos 
paralelos andamos:

Arrinconada sola en un cafetín caraqueño
voy leyendo: ando por los viejos senderos de Kioto
y miro los reflejos de  montañas rojizas
en los tranquilos lagos,
y arcaicos, gastados templos
de rara y sinuosa belleza.
Me adentro íntimamente en la locura
de un retraído joven monje
que amando lo sublimo, se siente feo,
y retorciéndose en su estética tortuosa
anhela destruir toda perfección.

De repente oigo
por los balcones del centro comercial:
la gente grita “¡GOL!”; 
aunque no se conozcan
están unidos por lazos del alma.

Los miro brevemente y regreso a la belleza
amenazante, amenazada
del templo del pabellón dorado de Kioto.

                                                 -Karen Cronick

miércoles, 25 de abril de 2018

Emmanuel Macron



Acabo de oír a Emmanuel Macron hablar en el Congreso estadounidense. ¡Qué discurso! Yo solita, frente al televisor me levantaba a aplaudir a este hombre. 

Mezcló afirmaciones de afinidad con el espíritu fundacional de Francia y los Estados Unidos, que se originó en las respectivas revoluciones liberales a favor de la libertad y la democracia, con una clara crítica al aislacionismo del actual gobierno norte-americano. De manera oblicua reprobó la actitud anti-científica de los republicanos con respeto al ambiente. Habló de la necesidad de fortalecer a la educación y la cultura. Incluyó una preocupación por los derechos civiles y el creciente racismo y xenofobia en el mundo. Habló de la necesidad de comercio libre y el respeto a acuerdos firmados. Respaldó el actual acuerdo con Irán.

Es una de los discursos mejor construido desde Marco Antonio defendió a Julio Cesar en la obra Shakespeariana. Quiero conseguir un transcrito para guardarlo.

Mi teoría sobre la relación Trump-Macron: aunque CNNI y otros emisores se llenen de idioteces como "vinculaciones masculinas" (male bonding) y afinidad masculina ("bromances"), creo que algo más maquiavélico ocurre. Uso el último término en este momento en el sentido de una estrategia bien elaborada de parte de Macron para producir un efecto, en este caso, un anhelo altamente deseado por casi todos nosotros en el planeta. 

Desde el primer momento Macron ha establecido una relación de alpha-machos con Trump. Lo hace a propósito para llegar, a través del contacto físico de reconocimiento mutuo, a la posibilidad de influir en la limitada capacidad ideacional de Trump. Debe haberse asesorado con los etólogos que se especializan en los machos de espalda plateada. (Una referencia débil porque admiro los grandes simios.) 

La única crítica que formularía yo en este momento al discurso de Macron es su elevado nivel cultural. Los republicanos seguramente no han oído de personas que mencionó como Simone de Beauvoir, y menos de Alexis de Tocqueville.

Pero a lo mejor el mensaje principal del presidente francés se oyó. Ojala.

lunes, 23 de abril de 2018

Los enfermos que andan sueltos


¿Qué es lo que se puede hacer por el "enfermo" que no se reconoce como afectado? Es un problema delicado porque a veces se perciben a las personas distintas o disidentes como si fuesen "trastornadas". Incluso esta acusación ha sido empleada como una arma represiva. 

Pero en relación a los problemas verdaderamente clínicos, es algo que todos los que trabajan en profesiones relacionadas con la salud se preguntan con frecuencia: no sólo tiene que ver con los “enfermos” neuróticos y psicóticos, sino con las personas que andan por allí dispersando bacilos, las espiroquetas, estreptococos, estafilococos y los varios tipos de virus. 

Con relación a las neurosis, hay gran avidez popular para diagnosticarse y diagnosticar al prójimo, cosa que se ven en los múltiples artículos sobre el tema en las revistas populares. Pero, creo yo, más allá de este interés generalizado, hay un problema grande con personas que sufran pero que no poseen la capacidad de buscar la ayuda apropiada, por las razones que sean, por ejemplo un neurótico narcisista que no puede reconocer ninguna carencia en sí mismo.

Por otro lado están los enlaces neuróticos donde dos o más personas se acoplan en codependencias y otros enganches dañinos. Estos enganches se ven terapéuticamente en el alcoholismo y otros conflictos psíquicos, pero también en los partidos políticos, los cuerpos policiales,  cultos religiosos, las bandas juveniles y grupos similares donde el disfrute dañino y el fanatismo impiden comunicaciones saludables.

Dando un paso más en estas reflexiones, los políticos emplean estos enganches a propósito, por ejemplo insertan en sus discursos mensajes xenofóbicos y racistas y múltiples alusiones a odios y miedos irracionales.  Los seguidores responden: participan en manifestaciones y votan a favor de quienes hablan de este modo porque sienten que sus líderes reconozcan “sus intereses” y que sus valores malsanos hayan sido revindicados y aceptados; además su necesidad de sentirse parte de un movimiento así se satisface. 

Mientras tanto, dichos políticos aprovechan del apoyo recibido y aumentan su poder y se enriquecen personalmente, a veces con gran cinismo. Al final, no necesitan a los votantes fanáticos porque al llegar al poder pueden mantenerlo por medio de las fuerzas de orden, que también obedecen de la misma dinámica de lealtades, codependencias, coerción y enriquecimiento ilícito. 

Es un enganche peligroso que los psicólogos escasamente hemos mirado. 


jueves, 19 de abril de 2018

Las nubes del norte


Hoy las nubes del norte
taparon al sol. Sólo
quedó un pálido aro,
como si fuera –no un faro
incendiado- sino un mero
agujero redondo hacia
un pozo invertido
sin camino, sin destino.
                          -Karen Cronick
 
Locations of visitors to this page