lunes, 19 de febrero de 2018

Abstención y pasividad




No creo que "votar" en estas elecciones venezolanas en abril, 2018, tenga el sentido tradicional de participar en la "elección" imparcial de un presidente. Esto es, por ahora, imposible por muchas razones como: -la manipulación de votos en los comicios pasados, -el empleo de la hambre como estrategia de control político por parte del gobierno, -la obligación de la tarjeta de la patria, -la represión brutal de la disidencia.

Pero ningún pueblo puede eliminar una dictadura con métodos pasivos como la abstención silenciosa que al final queda abierta a cualquier interpretación: ¿Qué significa? -aburrimiento? -aceptación de la situación?

El voto puede convertirse en protesta. Si hay largas colas de gente esperando a votar (con un confiable estimado de intención de voto), y luego los resultados favorecen al gobierno, hay evidencia clara del fraude. La falta de credibilidad del gobierno se pone evidente.

Es necesario que haya mensajes claros para la comunidad internacional, y para los ciudadanos de este país también.

Si la abstención va a ser la estrategia de la Oposición, tendría que haber voceros de la disidencia y actividad en las calles, y no hablo de manifestaciones con guarimberos,  muertos y más tragedias.

Hay tantas maneras de manifestar:
-entregar papelitos con mensajes en la calle,
-actos "flash" en que un coro aparece para cantar el himno nacional,
-lluvias de mensajes en los medios electrónicos,
-manifestaciones con un gran video beam en las paredes de los edificios,
el ofrecimiento de comida para los hambrientos.

Imagínese que este día en el centro de Caracas, hubiese una inmensa olla de sopa de patas de pollo, yuca, granos y vegetales para la gente con hambre. Que se fuera a organizar a los supermercados y otros negocios como donantes y que hubiera cientos de voluntarios para cocinar y distribuir la comida. Quienes comen allí podrían traer sus propios platos. Esto, sí, sería una abstención con sentido.

Lo que temo es la pasividad.

viernes, 16 de febrero de 2018

Comentarios iniciales sobre el libro de Gene Sharp



Es importante analizar la situación de las dictaduras de manera metodológico y en base a este análisis elaborar estrategias que conducirán eventualmente a la creación de democracias. En el mundo hay muchos ejemplos de gobiernos totalitarios que han sido reemplazados de manera no-violenta por sistemas más justas, y se puede señalar los acontecimientos recientes en Zimbabue y África del Sur como iniciativas que apuntan en esta dirección. 

Un guía para este tipo de análisis puede encontrarse en el libro de Gene Sharp (2002/2011 -la referencia completa está al final-) y a continuación cito su obra de manera extensiva

En Venezuela hay muchas personas que escriben en los medios electrónicos sus anhelos de ser “salvados” por una invasión extranjera. De hecho, el mismo gobierno aumenta este deseo, con dos propósitos: a) si los Opositores quedan tranquilamente esperando ser rescatados, no van a actuar por cuenta propia, y b) este tipo de invasión energiza su propia base ya que confirma sus miedos respecto a una amenaza “imperialista” inminente. Por otro lado muchos opositores ven una solución en el escape a otros lugares donde pueden obtener un mejor nivel de vida, y es cierto que los niveles de desabastecimiento en el país ya constituyen una amenaza humanitaria. 

Dice Sharp que “Muchas personas que actualmente están padeciendo bajo una dictadura, o que han tenido que exilarse para escapar de sus garras, no creen que los oprimidos puedan liberarse por sí mismos. Ellos no esperan que su pueblo pueda ser liberado sino por la acción de otros. Ponen su confianza en las fuerzas extranjeras. Creen que sólo una ayuda internacional puede ser lo bastante fuerte como para derribar a los dictadores. Esa visión de que los oprimidos son incapaces de actuar eficazmente es algunas veces correcta por tiempo limitado. .... Las fuerzas externas pueden ser: la “opinión pública”, las Naciones Unidas, un país en particular o sanciones internacionales económicas y políticas. Una situación así puede parecer consoladora, pero existen graves problemas en cuanto a la confianza depositada en un salvador foráneo. Esa confianza puede estar puesta en un factor totalmente errado. Por lo general, no van a llegar salvadores extranjeros. Si interviene otro estado, probablemente no deba confiarse en él....." (Sharp, p. 7).

Por otro lado la Oposición puede estar desorganizada y carecer de un plan viable de movilización y cambio. Convertir el desasosiego y descontento en acción política requiere que los líderes tengan una visión sobre un plan maestro de gesta y estrategias dables. El primer paso es crear una Oposición que puede enfrentar de verdad a la dictadura. Dice Sharp:

"Cuando se quiere echar abajo una dictadura con la mayor efectividad y al menor costo, hay que emprender estas cuatro tareas:
• Se debe fortalecer a la población oprimida en su determinación de luchar, en la confianza en sí misma y en sus aptitudes para resistir;
• Se debe fortalecer a los grupos sociales e instituciones independientes del pueblo oprimido;
• Se debe crear una poderosa fuerza de resistencia interna; y
• Se debe desarrollar un amplio y concienzudo plan estratégico global para la liberación, y ejecutarlo con destreza" (Sharp. p. 8).

Sharp promueve los métodos no-violentos de acción y dice que tienen más probabilidad en desembocar en una democracia. Uno de los peligros en confrontar una dictadura es que sea eventualmente reemplazada por otra dictadura, tal vez peor que la original.  Dice Sharp:

“...la lucha noviolenta le da a la población armas para la resistencia, que podrán usar para defender sus libertades tanto contra los dictadores que existen como contra los que puedan existir. A continuación, mencionamos varios de los efectos democratizadores positivos que tiene la lucha noviolenta:
“• La experiencia de aplicar la lucha noviolenta puede hacer que la población confíe más en sí misma, en cuanto a desafiar las amenazas del régimen y la capacidad de éste para la represión violenta.
“• La lucha noviolenta entrega las armas de la nocooperación y el desafío, mediante las cuales la población puede resistirse a los controles no democráticos que imponga sobre ella cualquier grupo dictatorial.
“• La lucha noviolenta se puede usar para defender la práctica de las libertades democráticas, tales como la de expresión, la prensa libre, las organizaciones independientes y el derecho a reunirse enfrentándose a controles represivos.
“• La lucha noviolenta contribuye en forma importante a la supervivencia, renacimiento y fortalecimiento de los grupos e instituciones independientes de la sociedad como mencionamos antes. Estas son importantes para la democracia por el valor que tienen para movilizar la capacidad de poder de la población y de imponerle límites al poder efectivo de cualquier dictador en potencia.
“• La lucha noviolenta suministra armas mediante las cuales la población logra concentrar su poder contra la acción represiva, policiaca o militar, ejercida por un gobierno dictatorial.
“• La lucha noviolenta ofrece métodos mediante los cuales la población y las instituciones independientes pueden, en interés de la democracia, restringirle o negarle los recursos de poder a la minoría gobernante y por lo tanto, amenazar su capacidad de seguir ejerciendo la dominación.” (Sharp, p. 38)

Es esencial planificar cualquier movimiento hacia la democracia. Pero la tendencia de los luchadores políticos es reaccionar a lo que dice y hace el gobierno, sin tener un esquema propio de acción.  Otro problema es que a veces los líderes de la resistencia están pensando más en su propio papel para el país después del logro de los cambios políticos; es decir, ambicionan para sí mismos la nueva presidencia u otro papel importante en cualquier nuevo régimen. Sharp dice: 

"¿Por qué será que las personas que tiene la visión de traer la libertad política a su pueblo, tan raramente preparan un plan estratégico global a fin de alcanzar esa meta? Desafortunadamente, con frecuencia la mayoría de los miembros de un grupo democrático de oposición no entienden la necesidad que hay de planear o no están acostumbrados o capacitados a pensar estratégicamente. ... el patrón común es simplemente reaccionar a las iniciativas de la dictadura. Así la oposición está siempre a la defensiva, tratando de defender libertades limitadas o los bastiones de la libertad; en el mejor de los casos, demorando el avance de los controles dictatoriales, u ocasionándoles problemas a las nuevas políticas del régimen.
Algunos individuos o grupos, por supuesto, no ven que haya necesidad de una amplia planificación a largo plazo para un movimiento de liberación. ...Otros asumen que porque simplemente viven y dan testimonio de sus principios e ideales frente a las dificultades, están haciendo cuanto pueden para implementarlos. El compromiso con los objetivos humanitarios y la lealtad a los ideales son admirables pero inadecuados para acabar con una dictadura y conquistar la libertad.
“Otros opositores de la dictadura muy ingenuamente creen que si sólo llegan a emplear la violencia suficiente, la libertad llegará sola. Pero, como apuntamos antes, la violencia no garantiza el éxito.
“En vez de a la liberación, ésta puede llevar a la derrota, a la tragedia masiva o a ambas. En la mayoría de los casos la dictadura está mejor equipada para la lucha violenta, ....
“...Lo que se necesita ...es la acción basada en un cálculo minucioso de los “siguientes pasos” que hay que dar para derrocar la dictadura. Sin un análisis estratégico, los líderes de la resistencia a menudo no sabrán cuál deberá ser ese “siguiente paso”, ...." (Sharp, p. 43-44).

Algunas preguntas iniciales en el desarrollo de un plan maestro con sus estrategias son éstas:

"En particular, los estrategas tienen que dar respuesta a muchas interrogantes fundamentales como éstas:
• ¿Cuáles son los principales obstáculos para lograr la libertad?
• ¿Qué factores facilitarían el alcanzarla?
• ¿Cuáles son los puntos fuertes de la dictadura?
• ¿Cuáles son las diversas debilidades de la dictadura?
• ¿Hasta qué punto son vulnerables las fuentes de poder de la dictadura?
• ¿Cuáles son los puntos fuertes de las fuerzas democráticas y de la población en general?
• ¿Cuáles son los puntos débiles de las fuerzas democráticas y de la población en general, y cómo pueden corregirse?
• ¿Cuál es la posición de terceras personas no inmediatamente involucradas en el conflicto que están ayudando, o podrían ayudar, bien a la dictadura, bien al movimiento democrático y cómo podrían hacerlo?" (Sharp, p. 50).

Como primer paso en la elaboración de un plan coherente de acción contra una dictadura hay que analizar las fuerzas y debilidades del gobierno que se quiere reemplazar con una democracia. Propongo estas categorías preliminares, sujetas a modificación:

Fuerzas de la dictadura
1. No depende de la producción nacional sino de comercios y minerías ilegales.
2. Tiene control de la distribución de la comida.
3. Tiene el apoyo de milicias extra constitucionales y fuera del control de la ley.
4. Tiene bastante control de las fuerzas de orden tradicionales.
5. Tiene bastante independencia de la opinión pública porque sus recursos provienen de otras fuentes...

Debilidades de la dictadura
1. Confronta la desaprobación de la mayoría de los países extranjeras.
2. La mayoría de la población no quiere que se continúa en el poder.
3. La mayoría de los comentaristas en los medios electrónicos se le opone.
4. La infraestructura del país se desmorona y esto constituye un motivo de mucho descontento popular.
5. No hay producción interna.

Dejo abierto a los lectores de este ensayo caracterizar al gobierno con más claridad. El paso siguiente es, en base a este análisis, elaborar un plan maestro de acción y las estrategias apropiadas para realizarlo. 

Referencia:

Gene Sharp, (2002/2011). De la Dictadura a la Democracia Un Sistema Conceptual para la Liberación. Boston, Massachusetts: The Albert Einstein Institute

jueves, 8 de febrero de 2018

Florarium



Tonta la margarita siempre deshojada, 
enamorada, mal-amada, 
des-sarcillada
Pero mejor que la primorosa rosa, 
siempre amada, 
admirada y 
mal-enamorada.
                                                   -Karen Cronick

domingo, 4 de febrero de 2018

La avispa


Me senté a tomar un café caliente y azucarado con pan y mermelada, abrigada por un único y momentáneo rayo de sol a las once de la mañana debajo de una arbórea. Apareció una avispa, rondando, calculando, revisando: quiso mi dulce, y no teníamos porqué pelear. Cautelosa se acercó a una gota melosa y vi cómo su boca se movía sobre la jalea. Es mi vecina: su casa ovalada de papiro se arrima entre bromelias a una pequeña rama cercana, escondida en tonos cenicientos entre el verde y rojo carmín. Cuando riego por las mañanas las avispas ni se inmuten porque saben que las quiero en mi jardín. 

viernes, 2 de febrero de 2018

Creencias falsas



¿Por qué las personas persisten en creencias que son  obviamente falsificables? No refiero a la consabido "falsa conciencia" de Marx, sino algo que es independiente de clase social o ideologías y dogmas particulares. En lo que sigue hago un resumen parcial de algunas ideas sobre el tema.

1. Según Festinger, si han declarado públicamente su apoyo por o creencia en algo, probablemente seguirán defendiéndolo a pesar de mucha evidencia en su contra.

2. Según Skinner, todos los organismos (incluyendo nosotros los humanos) pueden ser “condicionados” por programas de recompensa y castigo. Al quitar estas contingencias, entran en un proceso de “extinción”, y sus primeras reacciones serán esfuerzos más frecuentes y más energéticos para recuperar las condiciones de su condicionamiento. Según Seligman, un organismo que recibe castigos no predecibles, y que no puede aprender cómo escaparlos, caerá en gran apatía y depresión y dejará de esforzarse.

3. Según Asch en condiciones en que todo el mundo en el ambiente social del individuo parece estar de acuerdo con algo, aun cuando éste sea falso, la persona dirá lo que piensan los demás y no lo que piensa ella misma. Para Moscovici las personas a veces necesitan un vocero o líder adecuado para poder expresar sus opiniones; desarrollo esta idea con la noción de la “minoría activa”, es decir, la existencia de una voz adecuada, o un ejemplo previo de disidencia. Esta influencia puede ayudar a la gente expresar sus ideas verdaderas.

4. Según varios enfoques sociológicos, cuando las condiciones económicas desmejoran para ciertos sectores, estarán dispuestos a asumir posiciones de exclusión y aun del fascismo. Esto puede incluir expresiones de racismo en donde la autoestima del grupo depende de las necesidad de rechazar otros grupos, etnías o tribus. Es muy difícil que las personas acepten o aun admitan sus errores. 

  Bibliografía: (son referencias breves a los temas revisados.)
1. Asch: https://explorable.com/es/el-experimento-de-asch
2. Festinger: https://psicologiaymente.net/psicologia/disonancia-cognitiva-teoria-autoengano
3. Moscovici: https://kupdf.com/download/moscovici-s-introducci-oacute-n-psicolog-iacute-a-de-las-minorias-activas_58f8f9e6dc0d606c65da97fd_pdf
4. Seligman: http://www4.ujaen.es/~rmartos/IA.PDF
5. Sociología del fascism:
a)  http://ssociologos.com/2015/10/12/aproximacion-al-estudio-del-fascismo/
b) https://books.google.co.ve/books/about/Escritos_sociol%C3%B3gicos_I.html?id=Pp-YOs8aLYEC&redir_esc=y

jueves, 1 de febrero de 2018

Reflejos

de Karen Cronick

Se acoplan, se copian. Son símiles o
facímiles, o ensoñaciones paralelas,
arqueadas, dobladas, desdibujadas,
en las vidrieras de la ciudad.
Lo de atrás se presenta como enfrente,
donde erran los autos, los gatos, 
las aves y la humanidad, 
como aquel señor andando,
manos en los bolsillos,
ausente, fumando un cigarrillo, 
traspasando dimensiones
que se suponen inmutables, razones 
del tiempo quedo y mente, contradictorias,
ondulatorias, entre fotones:
no sé: ¿estará por allí adelante,
o por allá? ¿Existe ahora,
o hace un instante
cuando su imagen pasó de allí para allá
o para acá frente a mí?

miércoles, 31 de enero de 2018

Todo esto también es salvajismo.


Esta mañana le di un aventón a un muchacho estudiante de geología, dese la USB por el Autopista hasta el comienzo de la Panamerica. 

Íbamos comentando sobre la degradación física de la ciudad donde se acumula la basura por montones y donde siempre hay gente hurgando en ella para buscar comida o algo útil que ya le es imposible comprar. 

Pensé en la arquitectura fascista de Alemania en el Tercer Reich, y restos de construcciones hechas por Pinochet en Chile -que vi un poco después de su caída del poder-. Estos regímenes dejaron huellas pesadas, tétricas y lúgubres que nos recuerdan de su crueldad y avaricia del poder. Aquella arquitectura queda como un retrato del salvajismo que ciertas condiciones sociales y económicas son capaces de engendrar. 

Pero en Caracas casi no se ven estos rastros de la prepotencia militar, con la posible excepción de algunos edificios en la Fuerte Tiuna. Más que construcciones prepotentes y avasalladoras, en nuestra ciudad uno percibe y huele podredumbre,  hedor, inmundicia y despojos. Todo esto también es salvajismo. 
 
Locations of visitors to this page