martes, 5 de junio de 2018

Todavía




La luz aún entra por mis ojos.
Todavía camino por allá,
todavía recuerdo cosas,
las antiguas y las recientes.
Todavía
ocurre que no molesto tanto,
ni reclamo imbecilidades.
                     -Karen Cronick

El Populismo




El populismo surge en momentos históricos predecibles, pero sobre todo cuando sectores vulnerables de la población de un país sufren una desmejora económica o de status. Entonces aparecen los populistas que se consideran voceros del “cambio”. Con sus bocas llenas de lemas como: -“somos víctimas del imperialismo”, -“los (judíos, musulmanes, inmigrantes, refugiados, personas de color, los opositores…) nos amenazan y hay que eliminarlos”, -“hay que recuperar las glorias de nuestro pasado” o -“nosotros primero”, crean las condiciones para permanecer en el poder.  Entre sus seguidores la exclusión, la xenofobia y el racismo llegan a superar sus motivos económicos iniciales. Actualmente se oye este discurso en Turquía,  Polonia, Hungría, Italia, España, Venezuela, Nicaragua, Bolívia y sectores importantes de la política de Francia, Alemania y Colombia entre otros.  

Estos regímenes tienen también recursos de exclusión económica. Ofrecen dádivas a sus seguidores y empobrecen sistemáticamente a sus opositores. En Venezuela actualmente amplios sectores de la población sufren de desnutrición e insuficiencia calórica. No hay ni medicinas ni servicios de hospitalización.  Opositores importantes, o quienes protestan en las calles son asesinados, o son encarcelados en lugares donde reciben un trato que viola cualquier respeto a los derechos humanos.

El regreso a una democracia liberal es difícil. Algunos pocos opositores apoyan el uso de los escasos recursos democráticos que todavía existen. Otros creen en la resistencia armada –frente a fuerzas mucho más poderosas y pertrechadas-.  Otros esperan pasivamente alguna liberación desde fuera del país. Dice Sharp (2002/2011, p. 17):  “Muchas personas que actualmente están padeciendo bajo una dictadura… [p]onen su confianza en las fuerzas extranjeras. Creen que sólo una ayuda internacional puede ser lo bastante fuerte como para derribar a los dictadores.” Otros esperan la llegada de un héroe.

El año pasado en Venezuela un piloto llamado Oscar Pérez confrontó al régimen de modo teatral y aparatoso, y fue asesinado por su atrevimiento. Desde los medios electrónicos la gente exclamaba su apoyo. Pero Pérez era un soldado liberador sin un plan de cambio. No había elaborado ningún programa para la recuperación legal, estructural, económica o penal del país, o no lo había hecho público. Su lenguaje era igualmente indeterminado: quería libertad y justicia, dos sustantivos notoriamente vacíos de cualquier contenido preciso.

¿Cuáles son las vías viables de recuperación para un país como Venezuela?

Es evidente que una gran parte de la fuerza de recuperación tiene que venir del extranjero porque la represión no permite acción directa. Este tipo de intervención no sería militar; más bien se trataría de una extensión de los medios diplomáticos, las sanciones sobre las fortunas privadas de los mandatarios y la promesa de juicios internacionales por la violación de los derechos del hombre.

Al mismo tiempo hay que reunir grupos comunitarios, ONGs, partidos políticos y personajes de las universidades para ir preguntando cómo parar la inflación, y cómo devolver las fuerzas de orden a sus cuarteles y bajo el mando civil. También hay que considerar cómo recuperar las inversiones en el sector privado, y cómo reconstruir la educación en todos sus niveles. Los sistemas de salud tienen reconstruirse desde sus bases. Otras preguntas son: ¿Qué vamos a hacer con la basura que producen nuestras ciudades? ¿Qué sistema de transporte necesitamos? ¿Cómo vamos a neutralizar y luego reformar a las bandas de delincuentes?

Referencia
Gene Sharp, (2002/2011). De la Dictadura a la Democracia Un Sistema Conceptual para la Liberación. Boston, Massachusetts: The Albert Einstein Ins

viernes, 1 de junio de 2018

Polpulist politicians



Be careful, my U.S. friends. Populist politicians promise equality and even prosperity, but they only thrive in declining economic conditions. They know that. The future of the U.S. may be similar to the actual conditions in Venezuela and Nicaragua. Look at the trade tariffs: they will ultimately hurt the American lower middle class where most of Trump’s supporters can be found. But they will continue to support him as long as he promises someone to hate for their “unequal” economic conditions. It’s on purpose.

martes, 29 de mayo de 2018

Rabia desplazada

Una pregunta para mis amigos psicólogos:
Primero una explicación de la pregunta: con frecuencia en Venezuela tenemos que tragar nuestra rabia en estos tiempos, y en escenarios distintos pero omnipresentes: en las alcabalas de extorsión que montan los militares, frente a los precios que aumentan cada día, cuando no podemos conseguir medicinas y ayuda médica, cuando el CNE determina el resultados de las elecciones de antemano, cuando informan que cerrarán todas las transacciones bancarias por cinco días y así sucesivamente.
Esta rabia no desaparece y no podemos expresarla frente a las autoridades. Sabemos de sus respuestas brutales.
Entonces peleamos entre nosotros.
¿No será que las peleas internas de la oposición representan rabia desplazada? ¿Cómo podemos hacer para poder usarla a nuestro favor y no como auto agresión?

domingo, 27 de mayo de 2018

Los fabricantes de armas, el Presidente Trump y el odio



Es un siglo de divisiones étnicas, religiosas, tribales e "ideológicas" en todo el mundo. Pongo "ideológicas" entre comillas porque en realidad la gran división de poder ocurre ahora entre los gobiernos abiertos y cerrados, es decir entre los que tienen características democráticas y los totalitarios. 

Por sí son divisiones peligrosas, pero en mi opinión la raíz principal de lo amenazante de estas confrontaciones se encuentra en la influencia y el poder que tienen los que manufacturan armas en general, y equipos militares para las policías locales.

Recién se ha ido demostrando como la Asociación Nacional de Rifles (NRA), el vocero de estos fabricantes, ha sido cómplice en los intentos rusos de influir a favor de Donald Trump en las pasadas elecciones.

¿Qué ganan estos los fabricantes con Trump como presidente? 
1) No habrá límites sobre la venta de armas de guerra a la población civil en los EE.UU. 
2) Trump se encarga de fomentar las divisiones y odios naturales en el país y por ende estimula la necesidad en ciertos sectores de la población para adquirir más armas. 
3) Al nivel internacional Trump formenta las guerras existentes y motiva nuevos conflictos armados -por ejemplo al mover la embajada de su país a Jerusalén-. 

Todo esto redunda en el aumentado éxito financiero de estas compañías.

En este sentido anexo un artículo que refiere a cómo el  "...Kremlin empleó el National Rifle Association como un medio para acercar y asistir al [hijo del] Sr. Trump y su campaña.” (Cita atribuida a Dianne Feinstein en el artículo que reproduzco a continuación.

Artículo:

viernes, 18 de mayo de 2018

Ligia Sánchez



La Doctora Ligia Sánchez murió hoy en la mañana.
Se ha ido, pero ha dejado algo importante en todos que la hemos conocido. Como profesional ha sido una excelente maestra e investigadora. Ha sido una administradora y guía en posiciones de influencia en el Instituto, la Escuela y el Gremio. Con su combinación de preparación en la filosofía y la psicología tuvo un amplísimo acervo de conocimientos, capacidad crítica y coraje para adentrar con sus alumnos en nuevas andanzas intelectuales.
Fue la tutora de mi tesis doctoral, compañera de oficina en el Instituto y maravillosa amiga por muchos años. Era una amiga con quien se podía armar largas y serias conversaciones sobre variados temas, y al mismo tiempo alegrarse, reír largamente y disfrutar de la vida.
Al final su deseo de vivir nos conmovió a todos. Siento el dolor de su partida, pero agradezco profundamente haber podido compartir con ella algo de la aventura de haber vivido.

lunes, 14 de mayo de 2018

Kaul: populismo y liberalismo



Volker Kaul (2018), Populism and the crisis of liberalism, Philosophy and Social Criticism, Vol. 44(4) 346–352

"El problema que confrontamos es que en esta última década no solo Erdoğan [en Turquía] y el Partido AK, sino el mundo la política como tal, se encuentra opuesto al liberalismo. Hay una disputa sobre qué es exactamente el populismo y cómo definirlo. Sin embargo, el liberalismo tiende a rechazar todo lo que caracteriza el populismo, tanto de derecha como de izquierda, y el populismo tanto en Occidente como en el Sur Global. Mientras que el populismo en el oeste se va sobre todo contra el liberalismo económico, el populismo en el Sur Global está principalmente dirigido contra el liberalismo político. En Turquía, Rusia, Egipto, India y China, gobiernos populistas están reduciendo cada vez más los derechos políticos y cívicos (Boyraz, Bilgrami y Hamzawy, en este número) ... el resurgimiento del populismo es profundamente problemático, porque contribuye al declive del pluralismo (capital de diversidad) en una sociedad y da lugar a la intolerancia con respecto a las diferencias. Pero, al mismo tiempo, se podría argumentar que los populistas están errados sólo en el remedio que promuevan. [Hay que reconocer que] sí han identificado los problemas subyacentes y el malestar del liberalismo ..... Podemos identificar tres posibles posiciones sobre la crisis del liberalismo y el surgimiento de populismo: (1) cualesquiera que sean los problemas del liberalismo, el populismo no tiene justificación moral; (2) el liberalismo es defectuoso y la causa del populismo, y por lo tanto debe ser reemplazado por un proyecto político alternativo; y (3) si la política liberal realmente ha motivado serios problemas y agravios reales, el liberalismo tiene los recursos conceptuales para abordar estos de manera efectiva" (P. 347)



 
Locations of visitors to this page